Tres pecados contra el Espíritu Santo

Como seguidores de Cristo Jesús el Hijo de Dios, es de suma importancia entender mejor la persona del Espíritu Santo. Es muy común que la gente cuando piensa en el Espíritu Santo sea como un “algo” más que en “alguien”. Pero cuando escudriñamos la Escritura nos damos cuenta que el Espíritu Santo no sólo es Dios, sino que tiene voluntad, una personalidad y ¡puede ser ofendido!

efesios 4 30

En la Biblia encontramos seis pecados específicos que se pueden cometer en contra del Espíritu Santo. Hoy nos enfocaremos en uno que como creyentes podemos cometer y es entristecer al Espíritu Santo.

Y una de las citas bíblicas que nos da luz acerca de entristecer al Espíritu Santo esta en Efesios 4:29-32. El apóstol Pablo escribe:

“Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.

Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.

Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.

Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.”

Contristar significa entristecer o afligir. Quiere decir causar tristeza, dolor o angustia

Pero, ¿qué hace que el Espíritu Santo sienta dolor y tristeza?

1. El lenguaje grosero y abusivo hace que el Espíritu Santo se entristezca.

El versículo 29 dice: “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca.” La palabra usada aquí habla de algo que se ha ido “pudriendo”. Esto incluye lenguaje obsceno, blasfemia, historias sucias, la vulgaridad, dobles sentidos, etc

Ahora ha llegado a ser “cool” o esta de moda escuchar desde los púlpitos predicadores que hablen de esta manera, para algunas personas esto les parece ser “real” o “auténtica”.

Pero, ¿qué crees amado hermano? No debes hablar de esta forma ya sea en público o en privado. En vez de esto es mejor ser auténtico o real en la piedad y misericordia.

2. La amargura hace que el Espíritu Santo se entristezca y se duela.

En el versículo 31 la amargura se define como un “espíritu amargado y resentido que se niega a reconciliarse.”

Algunas personas parecen que solo quieren estar enojadas. Viven para estar en conflicto, discutiendo y peleando. Ésto, al igual que el pecado, solo empeora si no se controla y hay arrepentimiento.

Lo triste que la gente amargada rara vez lo mantienenen para sí mismos, en su lugar, esparcen esa amargura contaminando a todos a su alrededor. La Biblia habla de “alguna raíz de amargura estorbe y contamine a muchos”(Hebreos 12:15).

Lo mejor contra la amargura es ¡perdonar!

3. Ataques de rabia e ira descontrolada hacen que el Espíritu Santo se entristezca y se duela.

La “ira” habla de la persona que se enoja fácilmente y que levanta su voz gritando. La “malicia” es estar hablando mal de otros a sus espaldas, el comportamiento malicioso habla de la mala voluntad y el conspirar contra alguien.

Mira, todos hemos sido heridos en la vida, pero tenemos la opción de decidir cómo reaccionamos. Podemos ser como el prestamista Shylock de Shakespeare en el Mercader de Venecia, exigiendo nuestra “libra de carne” y diciendo “¡ellos me hicieron esto, por lo tanto, voy a tener mi venganza!”

O podemos creer en Dios cuando dice: “Mía es la venganza, yo pagaré.”

Se dice que Agustín tenía un cartel en la pared que decía: “El que habla mal de un hombre ausente o mujer no es bienvenido en esta mesa.”

Pruebe con estas preguntas  la próxima vez que no está seguro de si o no usted debe decir algo.

– ¿Es veraz?

– ¿Es útil?

– ¿Es inspirador?

– ¿Es necesario?

– ¿Es de clase?

En vez de hablar mal de alguien, estamos para “ser benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros…”

“Pero ellos no se merecen eso!”

Es cierto, pero también lo merecemos usted o yo, sin embargo, Dios nos ha perdonado.

Pablo concluye Efesios 4:32 diciendo, “… tal como Dios a través de Cristo te ha perdonado.”

La gente que ha sido perdonada, debe perdonar a su prójimo. De lo contrario estaremos contristando al Espíritu Santo.

Fuente: BibleStudyTools.com

Traducción y edición: Cristo La Roca Radio Internet

Deja un comentario