Jesús, su misericordia y amor se revela a todos

Por: Virginio Carmona.

“Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste. Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.” Juan 17:1-3

Un hecho trascendental ocurre en Juan 17. Jesús se aparta a orar al Padre en el Huerto de Getsemaní, Él ya sabía que su hora había llegado y debía dejar las promesas y el cuidado que tendrán sus discípulos y nosotros sus seguidores; el corazón de Jesús busca cómo agradar al Padre haciendo  sus mandamientos, Él redime todo su ser para hacer la voluntad de quien lo envió.

amor de Dios

Jesús nos enseña cómo debemos orar al Padre, que lo primero que debemos hacer es Levantar los ojos al cielo y buscar la presencia de Dios, conectarnos a través de la Oración con el corazón limpio, Él reconoce que tiene potestad sobre todo ser, sobre toda carne y que tiene la vida eterna, más tarde esto es comprobado en la resurrección, dando por hecho como sólo reconociéndolo a Él como hijo de Dios y al Padre como el único Dios verdadero llegaremos a tener la vida eterna.

“Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.” Juan 17:20-21

Jesús ruega por sus discípulos para que ellos puedan hacer llevar la Palabra y esta pueda ser conocida mediante la Fe y el testimonios de sus discípulos, y no solamente creer en Él sino también en el Padre que fue quien lo envió, recalcando que todos debemos ser UNO, Un solo cuerpo un solo espíritu, una sola Iglesia, así como El y el Padre son uno y el mundo tenga la certeza que es el Hijo de Dios y fue enviado por Él para salvar las almas. Aquí es donde Él ora por todos nosotros (por los que han de venir después de sus discípulos).

“Mas si las hago, aunque no me creáis a mí, creed a las obras, para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre.” Juan 10:38

… si no crees en Jesús cuando hizo las obras, entonces cree en el Padre que él fue el que las hizo, porque ambos son uno, porque nadie puede hacer obras, milagros sino es Jesús o Dios a través del Espíritu  Santo, porque si hay otros que la hagan y no glorifican a Dios entonces son falsas, no viene de Dios. Solo a través del Espíritu Santo se pueden hacer obras agradables y perfectas así como es Dios, Jesús y el Espíritu Santo todo a través de la fe en Dios y su Hijo pero en obediencia. Debemos comprender que la Gloria de Dios se revela solo aquellos que creen, solo practicando la Palabra de Dios tendremos bendición para nosotros y para otros, reconociendo que Jesús es el único camino a Dios, debemos conocer a Jesús para llegar al Padre y esto mediante la oración y el estudio de su Palabra que es la Biblia.

“Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada.” Juan 8:29

Jesús es quien nos llama a hacer sus obras y servir como testigos de lo que podemos hacer, pero con la condición que debemos ser obedientes y hacer lo que le agrada al Padre, su promesa es que nunca nos dejará, él nos respaldara a través de señales y milagros, y nos respalda porque estamos sellados con el Espíritu Santo.

“He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; y han guardado tu palabra.” Juan 17:6

El Hijo manifestó el nombre de Dios a todos, nos enseña que debemos sobre todas las cosas reconocer, agradecer, manifestar que venimos de Dios, que Él es el creador de todo lo que existe y nuestros ojos y sentidos pueden ver, aunque lo que no vemos físicamente lo podemos percibir a través del Espíritu Santo que es obra de él, y que lo entregó al Hijo para que este cargará en la Cruz el Sacrificio de Salvarnos y hacernos libres…y han guardado tu palabra (obediencia, creyeron la palabra, los mandamientos) por lo tanto Dios nunca nos abandonará, porque somos sus hijos y un buen Padre nunca nos abandona, siempre estará con nosotros para levantarnos y guiarnos a través de la palabra.

“Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera. Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero.” Juan 6:37, 39

Dios hace entrega total de su reino a Jesús, como Unigénito y Salvador, prometiendo que aquel que llegue a Él buscándolo por lo que es, no lo rechazará, ni lo dejará a un lado, sin importar lo que hemos hecho, sin interesarle cómo vivíamos, sin preguntar y pedir explicaciones de las barbaridades que como humanos pecadores hicimos, Él le hará una persona nueva, le quitará los pecados, escribirá su nombre en el libro de la vida, aún más será Salvo él y toda su familia y sobre todas las cosas lo resucitará en su venida, prometiendo así la Vida Eterna.

“Pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado, y habéis creído que yo salí de Dios.” Juan 16:27

Dios Padre reconociendo que para poder salvarnos y viendo que su creación estaba perdida envió a su hijo a morir por nosotros, sabiendo que amando a Jesús y reconociéndolo iba a crear el camino para resarcir la desobediencia de nosotros al creador, así de esta manera demostró su amor incondicional a cada uno de nosotros, que creyendo que Jesús es Hijo de Dios tenemos la ganancia de empezar una vida nueva.

“Yo ruego por ellos, no ruego por el mundo, sino por los que me diste, porque tuyos son.” Juan 17:9

Como Hijo de Dios reconoce que Dios Padre es quien le envía y le da todo, ya Dios tiene preparado el camino para hacer su propósito, reconociendo toda la autoridad que tiene el Padre sobre todo lo que habita en el mundo…  porque tuyos son…Porque somos propiedad de Dios, aun con todo lo que hicimos no deja de reconocernos y quiere lo mejor para todos, Él como nuestro Creador y Padre hará todo lo necesario para que nos vaya bien.

“No son del mundo…” Juan 17:16

Porque ya reconocieron a Jesús como Hijos de Dios y que quita el pecado, si así hacemos nosotros dejaremos de ser parte del mundo y empezaremos a ser luz para los que viven en tinieblas por el pecado, ya dejamos lo carnal y empezamos a vivir lo espiritual de Dios como templo que somos del Espíritu  Santo que mora en nosotros.

Veamos las promesas que hay en este capítulo cuando ya Jesús sabía que iba a morir, el pidió por la protección de todos.

  • “…guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros.” Juan 17:11

Nos guardará de todo mal, de toda enfermedad, de toda angustia, de todo vacío, al declarar o decir el nombre de Dios o Jesús el enemigo huye, porque tenemos la autoridad heredada por ser hijos de Dios,  somos uno en Dios, estamos unidos a Dios mediante Jesús que nos redimió, somos uno en Jesús como Jesús en el Padre, somos uno en la iglesia como la iglesia es Jesús siendo el la cabeza y piedra angular.

  • “Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos.” Juan 17:26

Nos mostró el único camino por el cual seremos libre, el único nombre al cual toda rodilla se doblará, y lo seguirá dando a conocer a través de nosotros, declarando con nuestra boca quien es el Señor de señores, lo dará a conocer aún en medio de las dificultades porque solo a Él podemos acudir, no a nuestra experiencia, ni nuestra fuerza, ni aun al dinero. Por lo tanto con el amor que el Padre ama a Jesús está en nosotros y nosotros en el Padre; por el amor que Dios nos salvó a través de Jesús enviándolo al mundo para salvarnos se hizo carne, viviendo entre pecadores sin serlo.

  • “Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado.” Juan 15:9

Jesús nos ama de una manera especial y sin reservas, Él nos perdonó todo, perdonó inclusive a quienes lo mataron y al que lo  humilló y golpeo, al que lo ofendió, no guarda rencores y Él quiere que seamos como es Él, con ese amor tan inmenso amemos a nuestro prójimo, poniéndolo como uno de los mandamientos especiales, Es el mismo amor de Dios hacia nosotros, Dios nos ama a todos por igual como amó a Jesús su Hijo, porque todos somos hijos de Dios mediante la fe de Abraham y somos su creación.

  • “…y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.” Juan 17:23

(En este versículo se confirma lo dicho antes, que Dios nos ama como ama a Jesús.)

  • “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.” Jeremías 1:5

  • “Según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él.” Efesios 1:4

Su amor es tan grande que aun sin saberlo nosotros, ya nos tiene un propósito para hacer cumplir su palabra, para darnos amor y separarnos del pecado, somos apartados para Él y mediante la redención de su Hijo estaremos sin mancha delante de Él cuando sea el día de la venida.

  • “Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo.” Juan 17:24

Como punto final Jesús nos promete que estaremos a su lado, reinaremos con Él, seremos capaz de ver su gloria y poder, estaremos sentados a su diestra para hacer justicia y un mundo mejor.

Deja un comentario